Clase de yoga en un barrio marginal en Perú

Escrito por Eva

 
IMG_5969.jpg
 

Existen muchas personas como yo que salen a conocer el mundo con una mochila a la espalda y que se dan con que en otros países hay cosas que, o se organizan de manera distinta, o no existen, o carecen totalmente de organización. A veces estas personas llegan a lugares donde no hay ducha caliente, o dinero o un seguro de salud; sitios donde hay perros abandonados y niños en la calle. Luego de ver estas cosas, regresan sanos y salvos a Holanda.

En Perú visité a dos mujeres: Marjan en Arequipa y Leonie en Lima. Ambas decidieron dejar atrás sus vidas en Holanda y quedarse en Perú para ayudar a la gente. En esta entrada del blog les contaré cómo, qué y por qué lo hicieron. Estas mujeres merecen reconocimiento, que se sepa de ellas y su labor y al menos un sitio en nuestro blog. En esta primera parte conoceremos la historia de Leonie y dentro de muy poco, la historia de Marjan. 

De visita con Leonie, de la fundación Con Pazion

La verdad es que quedé muy impresionada tras pasar un día junto a Leonie, un día que consistió en sesión de yoga, visitas a domicilio, y corretear con doce niños. Estos niños no son simples niños, sino doce fantásticas, divertidas y cariñosas criaturas. La mayoría de ellos viven en casillas de madera, no asisten al colegio y hasta en algunos casos, no tienen padres. Estos niños viven en Manchay, una de las zonas más pobres de Lima. En este lugar la educación no es tomada muy en serio ya que la gente parece estar demasiado ocupada tratando de sobrevivir como para pensar en el futuro de los niños. Justamente esta tarea es la que Leonie se ha echado a las espaldas a través de su fundación Con Pazion.

 

 
IMG_6066.JPG
 

El comienzo de Con Pazion

Hace algo más de un año Leonie dejó Holanda y se mudó a Lima, Perú. En su país Leonie tenía una vida hecha que incluía casa propia, un buen trabajo en el área de la educación y amigos. A pesar de tener todo esto, sentía que le faltaba algo. Tras pasar un mes en Nicaragua sobre su tabla de surf y su manta de yoga, descubrió qué era lo que quería hacer: ayudar a los niños desfavorecidos en países subdesarrollados. Comenzó a trabajar en la escuela holandesa de Lima; pero Leonie no solamente daba clases en la escuela holandesa sino que también ayudaba a los niños de uno de los barrios más pobres de la ciudad: Manchay.  Su objetivo pasó a ser el logro de un cambio significativo en la vida de los niños de este lugar. Según Leonie este cambio significativo empieza con la educación y el yoga juega también un rol importante. Por ello, en diciembre de 2017 creó la fundación Con Pazion. Esta fundación ha crecido de tal manera, que en la actualidad Leonie se dedica exclusivamente a ella. Algunas estrellas de YouTube, Adidas y dentro de poco también algunas multinacionales peruanas creen en su proyecto y lo apoyan financieramente y han hecho que Leonie se convierta casi en una celebridad.

Los proyectos de Con Pazion

Con Pazion ha puesto en funcionamiento varios proyectos en Manchay. Uno de ellos es la construcción de una escuela, algo que es sumamente necesario ya que es imperante mejorar no solamente los edificios sino también la calidad de las escuelas de la zona. La escuela de Con Pazion no solamente será una escuela para enseñar a los niños a leer y escribir sino que también les enseñará valores y normas, a cuidarse unos a otros y a cuidar del planeta. Con la inclusión de clases de yoga, lecciones sobre el medioambiente y la alimentación sana (también para los padres) se logrará alcanzar ese cambio significativo en la vida de los niños. También se ha iniciado un proyecto de intercambio con una de las escuelas de niños pudientes de Lima, creando de esta manera puentes y contactos no solo entre Europa y Perú, sino también entre ricos y pobres dentro de la misma ciudad.

Leonie piensa que el yoga conduce a la creación de una conexión y les permite a los niños la oportunidad de trabajar y al mismo tiempo disfrutar juntos. Cada domingo, Leonie y un voluntario o voluntaria van hasta Manchay para darles una clase de yoga y también cariño. Yo pude participar en esta actividad y fue una experiencia estupenda.

Ese domingo vi a los niños correr hacia Leonie al verla llegar. Se notaba que estaban contentos de verla y ella de ver a los niños también. Luego, pasamos a recoger a otros niños por sus casas. Esta parte del día me dejó muy impresionada: esas casas apenas merecen el nombre, ya que son casillas fabricadas por la misma gente y son muy pequeñas, sucias y húmedas. En una de ellas, estuvimos con la abuela de uno de los niños, quien apenas puede caminar ya que su espalda está afectada por las condiciones en las que vive; a pesar de ello, la abuela había hecho una canasta de golosinas que salía a vender arriba en la montaña. Me quedé preguntándome cómo lo iba a poder conseguir en esas condiciones.

 
IMG_7916.jpg
 

Los niños de Manchay

 

Junto a un grupo de unos doce niños con sus mantas de yoga, caminamos ese día atravesando el campo de fútbol, entre las pandillas y la basura en la calle hasta llegar a la placita de juegos. Aquí hicimos el árbol, saludamos al sol, hicimos la postura del perro boca abajo y otros ejercicios de yoga. Los niños parecían disfrutar sobre todo del acroyoga, cuando podían volar apoyados sobre los pies de su profesora o practicar entre ellos. El periodo de concentración de los niños parecía ser corto y luego de veinte minutos, llegaba el momento de corretear, charlar y jugar a la pelota. Yo disfruté enormemente de este momento: jugué al fútbol con los varones y las nenas me hicieron escuchar sus temas de Reggaeton favoritos. Cantamos, nos reímos, bebimos Inca Kola y por un momento hasta me olvidé de la situación en la que viven estos pequeños. Lo mejor de todo fue que me pareció que ellos disfrutaban también, pero esa sensación iba a desaparecer más tarde al emprender el regreso mientras iba escuchando detalles de sus vidas y de sus problemas. Estos niños tienen entre ocho y quince años. Uno de ellos se hace cortes en su cuerpo, otro acaba de perder a su hermana, y hay una de las niñas cuya mamá se ha “olvidado” de enviarla a la escuela este año. Además también hay otras situaciones que no me llegaron a contar y que hasta creo que me alegro de que no lo hicieran … me parece todo muy injusto. Son niños lindos, cariñosos, y que quieren llevar una vida normal. El contraste entre estos niños lindos y el entorno es enorme. Por qué deben vivir en estas condiciones?

 

 
IMG_8195.jpg
 

Gatos vagabundos

 

Esa misma noche no pude creerlo cuando descubrí que en un parque de Lima se ocupaban de cuidar gatos vagabundos, mientras que Manchay, un barrio lleno de gente, era simplemente ignorado. A los gatos se los mima, acaricia y alimenta a través de una organización especial, mientras que en Manchay no hay policía ni una escuela normal, La vida aquí es injusta. Leonie me inspira mucho respeto por ser una persona que escucha a su corazón sin miedo y trabaja muy duro para que la vida de estos niños sea un poco más justa.

 

Ayuda

 

Desde los comienzos, Leonie sostiene que no hace todo esto sola, sino que le llega ayuda de varias partes, a veces de manera inesperada. Afortunadamente existen personas que creen en este proyecto y quieren ayudar. Leonie ha encontrado el objetivo de su vida y si bien ha tenido que sacrificarse mucho, parece hacerlo contenta. Creo que no espera de esto ni fama, ni premios ni un club de fans. Simplemente hace lo que debe hacer y todo lo que hace es por y para los niños. Leonie es una grande, no es la Madre Teresa.

 

Te gustaría ayudar a Leonie y a estos niños? Sigue a Con Pazion en Facebook o Instagram, ingresa a su página web y contribuye con lo que puedas. Si viajas a Perú o si decides permanecer en Lima un tiempo, tal vez puedas acercarte y darle una mano a Leonie con su trabajo. También desde Holanda es bienvenida la ayuda, sea a través de la página web, juntado fondos o colaborando con el marketing.

 

 

Con PazionComment
Educación para niños en los barrios más pobres de Lima. Leonie lo esta haciendo.
 
 

Leonie van Iersel es la fundadora de Con Pazion, una organización sin fines de lucro dedicada a ofrecer educación holística para niños en los barrios mas pobres de Lima. Esta es la historia de como una mujer Holandesa encontró su pasion.

Este blog es la traducción en Español de una entrevista realizada por Ceciel Huls en De Wereldwijven, un diario en línea que comparte historias inspiradoras de mujeres holandés fuertes que viven alrededor del mundo. Ver el artículo original aquí.


Me acuerdo nuestro primer encuentro como si fuese ayer, parada en su pequeño departamento recién salida del avión. Jimmie, su gato que vino con ella desde Holanda, dio vueltas alrededor de sus piernas. Sus maletas ya estaban desempacadas. Leonie estaba emocionada con su nueva vida en Lima. Vino aquí para dar clases en el colegio holandés.

Ha pasado casi un año y todavía da clases, pero no solamente a los niños holandeses en Lima. Leonie van Iersel es la fundadora de Con Pazion, una fundación que se dedica a ofrecer educación holística a los niños de los barrios más pobres de Lima. La fundación  existe hace muy poco, pero crece rápidamente y recibe mucha atención en las redes sociales. ‘Es abrumante’, dice Leonie varias veces durante nuestra entrevista.

Un sueno hecho realidad

Leonie trajo a Lima una pasión por la educación y encuentra una gran motivación en cambiar las vidas de los niños. Para eso dejó atrás todo lo que tenía en Holanda: un trabajo interesante en un colegio en Utrecht, familia y amigos. ¿Cómo llegas a decidir hacer un cambio tan grande? Hace dos años Leonie viajó por un mes a Nicaragua. Un viaje para reflexionar sobre su vida. Llevó solamente un cuaderno, su mat de yoga y su tabla para correr olas. Allá, en un país –como en el Perú- donde todavía hay mucho por mejorar, decidió hacer realidad su sueño de toda la vida: apoyar a niños vulnerables a través de sus dos pasiones, la educación y el yoga.

De vuelta en Holanda, Leonie empezó a aplicarlo en su trabajo en el colegio en Utrecht. Integró clases de yoga en las actividades del colegio lo que ayudo a que los alumnos sean más resilientes. Una hernia de disco en el cuello que devino en una cirugía invasiva, paró la vida de Leonie abruptamente. Y la llevaron a una nueva reflexión: ‘Si me muero ahora, ¿es esto lo que quiero dejar como mi legado?’

A Lima: Una gran brecha entre los pobres y los ricos

Justo en este momento, ‘De Lama’ (La Llama) -el colegio de idioma y cultura holandés en Lima- buscaba un nuevo profesor. Leonie se postuló para el puesto, la contrataron y cuatro meses después -ya casi totalmente recuperada de su operación- subió al avión. Las primeras semanas en Lima le fueron muy difíciles. El contraste entre los pobres y los  ricos le chocaron. Ella sabía que tenía que hacer algo al respecto. Leonie pidió a la vecina, quien está involucrada en varios proyectos sociales en los barrios pobres, de llevarla a Manchay. Allí, la vecina trabajaba en un proyecto para apoyar a los niños con clases de matemática, escritura y lectura. ‘En realidad nunca más me fui de allí’, concluye Leonie.

Manchay

Desde su primera visita a Manchay, Leonie hizo algo que muchos no se atreven hacer. Salió de la calle principal y se metió por los caminitos entrando en las casas de la gente donde familias enteras viven en unos cuantos metros cuadrados. Donde adultos y niños comparten dos camas. Donde no hay agua potable ni electricidad. Donde madres –los padres muchas veces abandonaron sus familias- tienen que luchar tanto por su supervivencia que no tienen tiempo ni energía para ordenar o limpiar su casa. Pozos en el suelo sirven como baños. Niños muestran señales de descuido y desnutrición. Barrigas hinchadas, dentadura deteriorada, infecciones de la piel sin tratamiento, narices rotas. Las consecuencias de la pobreza.

 
the children in Manchay doing yoga
 

Clases de Yoga para los niños de Manchay

El nivel de la educación pública en Perú en muchos casos es precario. Eso explica la gran cantidad de colegios privados y caros en Lima. La educación que reciben los niños en Manchay es lamentable. Un niño puede estar un día entero en su salón doblando papel porque no tiene lapicero para escribir y el profesor no le dice nada. Los niños no aprenden nada en colegio y las circunstancias en la casa son tan malas que tampoco reciben motivación de sus padres para estudiar. La enorme brecha entre las clases sociales nunca se va reducir si los niños de barrios como Manchay no reciben oportunidades. Leonie quiere cambiar esto. Como voluntaria rápidamente empezó a dar clases de inglés y de yoga en dos colegios. Los niños reaccionaron con mucho entusiasmo. Se entregan al cariño y atención que Leonie les ofrece buscando su balance en las poses de yoga. ‘La risa de un niño que es tratado con cariño y atención, que crezca y se desarrolla ¡es invaluable!’.

Con Pazion

Leonie apunta a un cambio sostenible. La meta de Con Pazion es abrir un colegio holístico en Manchay. Y quien sabe, siguen más colegios. Colegios donde los niños aprenden a leer, escribir, matemáticas y aprenden sobre higiene personal, el mundo a su alrededor, empatía. Donde yoga es parte del curriculum. Donde estos niños sean física y mentalmente más resilientes. Para que cuando sean grandes puedan dar un aporte positivo a su comunidad. Leonie lo llama yoga con el mat y sin el mat. Leonie se comunica con sus seguidores a través del sitio web de Con Pazion, Instagram y Facebook.

Yoga with Adriene y Adidas

Una famosa instructora de yoga e inspiradora, Adriene de Yoga with Adriene, puso Leonie en contacto con cientos de personas alrededor del mundo. Fue a través de Adriene que Leonie llegó a contactar a Adidas. Gracias a una donación de Adidas Con Pazion se lanzó. Ahora varias personas se han sentido inspirados por el lema de Leonie #bethechange y han ofrecido su apoyo. Con su equipo de yoga Leonie ofrece clases y con su equipo de educación y con el apoyo de uno de esos colegios privados y caros, esta trabajando en la fundación de su primer colegio.


¿Quieres ser parte del cambio? Considere donar a Con Pazion.Sus donaciones financian nuestros programas de yoga y nos ayudan a propagación más amor y conciencia como enseñar yoga y avanzar en la apertura de nuestra escuela.

 

 

Children in the slums of Lima need Education. Leonie is making education happen.
 
Leonie and the children doing yoga
 

Leonie van Iersel is the founder of Con Pazion, a foundation that focuses on offering holistic education for children in the slums of Lima. This is the story about a Dutch woman finding her passion.

This blog is the English translation of an interview done by Ceciel Huls on De Wereldwijven, an online journal that shares inspiring stories of strong Dutch women living around the globe. View the original article here


I can perfectly recall our first meeting. She was standing in her small apartment, freshly off the plane. Jimmie, her Dutch cat that traveled to Peru with her, was scurrying around her legs. Her bags were already unpacked.  Leonie was ready to go start her new life in Lima teaching at a Dutch school. A year has passed since that day and she is still teaching, but not just at the Dutch school. Leonie van Iersel is the founder and director of Con Pazion, a non-profit organization that focuses on offering holistic-based education to the children in the slums of Lima. The non-profit is just a few months old, but it is rapidly growing and getting a lot of attention on social media. “It’s overwhelming,” Leonie will say several times throughout the interview.

A long cherished dream

Passion for education and making a difference in the lives of children brought Leonie here. It’s why she left everything she had in the Netherlands, including a great job as a vice principal at the Luzac College in Utrecht, family, and friends. What makes you cut ties like that? Two years ago Leonie went to Nicaragua for two months to reflect and take a critical look at her life. She had all she needed: a notebook, a yoga mat and a surf board. There in a country that---much like Peru---is still in development, she decided to put her dream in motion. She wanted to help children in vulnerable positions though her own two passions: education and yoga. Back in the Netherlands, she started putting this in motion at the Luzac. She integrated yoga into the school’s curriculum and helped the students trust and rely on their inner strength. But the, a herniated disc in her neck and the necessary surgery brought Leonie to a standstill. Again, she had time to reflect, “If I die now, is this the legacy I want to leave behind?”

Lima, a huge gap between rich and poor.

At that exact time, De Lama, the Dutch language and cultural school in Lima, was looking for a new teacher. Leonie found this job opening, wrote the email, and was hired. Four months later, fairly recovered from her herniated disc, she got on a plane. The first weeks in Lima were rough. The enormous contrast between rich and poor in this big city shocked her. She knew she had to do something. Leonie asked her neighbor, a very conscious and socially active woman, to take her along to the hills of Manchay. Manchay are the slums at the edge of the city. Her neighbor works there for a project that is helping children learn how to read, write and do math. “I never really left after that first visit,” Leonie states.

The Manchay slums

From the first day she set foot in Manchay, Leonie did what many are afraid to do: she left the main road and walked up the small paths, weaving through the area. She went inside the houses, and opened closed doors to the shacks where families live, most just a few square meters in size, where eight people, grown ups and children, share just two beds. Where there is no running water or electricity. Where mothers---most times the fathers have abandoned their families---have to fight so hard to live that they don’t have the energy to keep their homes clean and tidy. The children live among vermin. Their toilets are holes in the ground, without any shelter. The children show signs of neglect and malnutrition. Their bellies are swollen, their teeth are rotting, they have untreated skin infections and abrasions on their noses. These are the heartbreaking results of poverty.

 
the children in Manchay doing yoga
 

Yoga classes for the children in Manchay

Public education in Peru is often not up to our Western standards, so the only place to get a quality education is at one of the numerous expensive private schools in Lima. However, the impoverished children of Manchay cannot afford to pay for education, and the public education is, simply put, poor. On any given day, a child might come to school and do nothing more than fold paper because he or she does not own a pencil to write with, and the child’s teacher does nothing to improve the situation or raise the quality of teaching. While the children don’t receive actual education in school, they don’t receive stimulation or education from their home environments either. The divide between rich and poor will never disappear if the children in slums like Manchay aren’t given an actual chance. Leonie wants to offer them that chance.

She teaching English and yoga classes as a volunteer at two primary schools. The children loved the classes. They opened up to the love and attention Leonie offered them, looking for balance in the yoga poses. “There is nothing like the smile of a child that is treated with love and attention, that is growing and evolving!”

Con Pazion

Leonie’s goal is to empower children and create sustainable change. Con Pazion was founded with the goal of starting a primary school in Manchay based on holistic principles, with possibly more schools to follow. Schools where children will not only be taught how to read, write, and do math; they will also be educated about personal hygiene, about the world around them. Our teachers will teach with empathy. Yoga will be part of the curriculum to make children less vulnerable, both physically and mentally, and to help them be ready to make a positive contribution to their community as they grow. Leonie describes that as yoga both on and off the mat. Through Con Pazion’s website, Instagram, and Facebook, Leonie keeps her followers up-to-date with progress towards the goals.

Yoga with Adriene and Adidas

The well-known yoga teacher and inspirational figure Adriene (Yoga with Adriene), helped Leonie to reach hundreds of people, spread out over the globe. She also introduced Leonie to Adidas. A generous donation from this sports brand gave Con Pazion an amazing start. And, countless people have offered their help, people who are inspired by Leonie’s favorite affirmation, #bethechange.

Together with her yoga team, Leonie is bringing yoga to the children of Manchay. With her education team and the collaboration of a private schools, she is working on founding her first school.


Do you want to be part of the change? Consider donating to Con Pazion. Your donations fund our yoga programs and help us spread more love and awareness as we teach yoga and work towards opening our school.

 

 

Magic is happening!

Con Pazion is growing and magic is happening.

As soon as we launched, we received a generous donation from Adidas and the woman who has inspired us from day one, Adriene Mishler. This donation has allowed us to immediately expand our program, and we’re immensely grateful.

We’ve been working hard and planting seeds for the past months. Our team is growing in Lima, Perú, as more and more people contact us and connect with us, wanting to be part of the change.

We now have an education team consisting of seven strong women. Together, we are working on the realization of our first Con Pazion primary school for unprivileged children in the slums of Lima. Our curriculum will integrate yoga & mindfulness, health, values and consciousness in order to equip the kids with the tools and strength they need to move into their future with hope and to live meaningful lives.

The road is long but our education team is strong, determined and the love and devotion is definitely there! 

We want to start helping people immediately while raising awareness and interest in our school and program. To do this, we’re teaching weekly yoga classes on a dusty program in the slums. We have an amazing team of passionate yoga teachers who trek to Manchay and welcome all the neighborhood kids to the class. The children love the classes, and each week our classes get bigger. Our classes are overflowing with meaningful interactions, with peace and compassion that flows straight from heart to heart. The children flourish, and parents have noticed the effects of yoga on their children, and want some yoga for themselves: this week 6 moms requested for a weekly ‘women-only-yoga class.’ Isn’t that amazing?

 The growth is beautiful. We’re honored and humbled by the support we’re receiving.

We’re so, so grateful.

 
 

 

This video of the children chanting with us shows the heart of Con Pazion. It shows the chemistry, the joy, and the awareness, but also shows the difficult circumstances that we work in and work on. Without going into too much detail, the circumstances our children live in are heartbreaking and inhumane. By covering them with a blanket of love and providing them tools to strengthen their body and mind, we aim to empower them to break the cycle of poverty.

Thank you for coming with us on this journey. We're so grateful for your support. 

Much love,

Leonie

 

P.S. Have you checked out our website lately? It’s now available in Dutch, Spanish, and French, with German coming soon. All thanks to KulaPower! 

 

Do you want to be part of the change? Consider donating to Con Pazion. Your donations fund our yoga programs and help us spread more love and awareness as we teach yoga and work towards opening our school.